Cortos de ideas

Opinar es generalizar. Eso es lo que hacemos durante parte del día: generalizamos. Yo creía que decía boludeces, pero no, mis opiniones definen a millones de personas o insectos o plantas o comidas u otras opiniones en una sola frase. Los españoles son así, los argentinos son de esta manera, los perros sienten el miedo de las personas, los franceses no se lavan el culo, los chinos son amarillos, todas las brujulas señalan el norte, los chicos se quejan si la noche no es larga, las chicas se dejan si el tinto se acabó.

Hace tiempo ya que los argumentos perdieron su valía y los razonamientos no están de moda. Gracias a Dios estamos librados de la horrible tarea de pensar y nos largamos a opinar sobre todo y todos.
Muchas mujeres (y algunos hombres), sin embargo, han optado por una via media. Han planteado, aunque no lo saben, un camino alternativo. En lugar de estrujarse el marote buscando razones y argumentos, o de lanzarse a decir que de noche todos los gatos son pardos, resumen nuestra aparentemente compleja realidad con frasecitas coquetas que nos dejan perplejos :

Hay de todo en todos lados

Es cuestión de gustos

No hay que meter a todos en la misma bolsa

Es mejor prevenir que curar

Ejemplos prácticos:

Mi amigo Mr. Wilcock dijo un día: “los italianos son unos desvergonzados”; su novia corrigió con aire de gravedad: “hay de todo en todos lados…”. No contenta con esta corrección agregó: “hay italianos buenos, italianos malos, argentinos honestos, argentinos chantas, chinos mafiosos, chinos trabajadores..”, Wilcock amagó a decir que podía darse el caso de “mafiosos trabajadores” y que no necesariamente estas dos palabras estaban contrapuestas, que un oximoron aceptable sería…”, la novia ( ya imparable en su diatriba) lo interrumpió subiendo el tono de voz para seguir diciendo: “hay paraguayos que toman tereré, hay paraguayos que toman café…”.

Otro es el caso del Sr Rafael Melendez que tuvo la poca fortuna de afirmar: “La cumbia es una mierda”; azorada, Marta Bernardi de Azorín, alias “la empanada del norte”, conocida por su afición a este baile popular (y por sus empanadas de carne cortada a cuchillo), le replicó no sin vehemencia: “Miré señor, es custión de gustos, a algunos les gusta la cumbia y a otros Mozart, esto no significa que Mozart sea mejor que “Damas gratis“, ni tampoco viceversa ehh.”

Bueno, ahora vendría mi previsible final machista, con posterior lección moral y alguna broma que atenue las contradicciones y el mal gusto general del texto. Pero no, voy a ser solidario y dedicaré este breve texto a todas esas novias que nos permiten seguir con nuestros pensamientos mientras dicen pavadas, a nuestras madres y hermanas resignadas a pensar en la cocina mientras el universo arde; y a todas esas chicas tontas que no nos dieron bola y que ahora salen con empresarios.

~ por nuncahubounavez en abril 8, 2007.

4 comentarios to “Cortos de ideas”

  1. Cortos de ideas no me gustó, pero si querés leer ideas de cortos, visita mi blog: http://www.wilworl.blogspot.com

  2. Me alegro que no le haya gustado, así no pone más publicidad.

  3. Voy a poner un link en mi blog de sus artículos, en la sección “No todo lo que brilla es oro”, ¿qué le parece?
    Ah, le escribí a “once never was”, y le expliqué un poco de su bucayismo (si me permite el neologismo), asique en breve tendrá noticias suyas.

  4. A mí me gusta. Y es una continuación del tono reflexivo del artículo anterior.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: